Mario Benedetti (Uruguay)

Mario Benedetti (Uruguay)

 

Poeta y dramaturgo uruguayo, desarrolló varios géneros literarios desde teatro a ensayo, recibió numerosos galardones por su producción literaria y su poesía entra en la realidad con intención transformadora, gira alrededor de la soledad, desarraigo, melancolía, muerte, exilio, amor y compromiso político, algunas traducidas a más de veinte idiomas.

Juega y le da voz a las imágenes que contempla; se permite irreverencias y disimula su heterodoxia con un lenguaje lírico, formas constantes de haiku y sus epigramas: me gustaría / mirar todo de lejos / pero contigo.  Lo que Benedetti introduce es la cercanía con el lenguaje coloquial, una mirada a la vida cotidiana, la sensación del lento trascurrir del tiempo: despacio pero viene / sin hacer mucho ruido / cuidando sobre todo / los sueños prohibidos / los recuerdos yacentes / y los recién nacidos / lento pero viene / el futuro se acerca / despacio pero viene.

Sus versos funcionan con precisión, como recurso que subraya estados de ánimo y la monotonía: pero hoy me siento apenas / como laguna insomne / con un embarcadero / ya sin embarcaciones. Benedetti es capaz de mitigar la desdicha con el humor constante, el sentido paródico o la esperanza: sereno en mi confianza / confiado en que una tarde / te acerques y te mires / te mires al mirarme.

En el exilio se intuye una nueva dimensión poética, donde su amor se une a lo político: tengo ganas cursis / dolorosas / de ver algo de mar / de sentir cómo llueve en Andes y Colonia / de oír a mi mujer diciendo cualquier cosa / de escuchar las bocinas / y de putear con eco. Encuentra fuerzas escribiendo Casi un réquiem cuando muere su padre y se muestra solidario en sus versos, intenta explicaciones más allá del dolor de la circunstancia, por ejemplo, de la muerte de una joven militante: por lo menos no habrá sido fácil / cerrar tus grandes ojos claros / tus ojos donde la mejor violencia / se permitía razonables treguas / para volverse increíble bondad. Durante su curso literario se rescatan formas tradicionales de la poesía castellana, cuartetas con versos rimados: Tus manos son mi caricia / mis acordes cotidianos / te quiero porque tus manos / trabajan por la justicia. // Si te quiero es porque sos / mi amor mi cómplice y todo / y en la calle codo a codo / somos mucho más que dos.

Galardonado en 1999 con el Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana y en 2005 con el Internacional Menéndez Pelayo entre otros, el legado de Benedetti es la manifestación atemporal de nuestra época, con hecatombes, adioses, regresos, hazañas, adversidades, treguas, utopías y devoción por la vida; una contribución para entender mejor Hispanoamérica y el mundo.

 

Rocio Bolanos

 
 
 
 
35
 
dame cobijo
con toda la ternura
que te he prestado
 
 
 
 
 
 
97
 
ola por ola
el mar lo sabe todo
pero se olvida
 
 
 
 
 
 
Todavía
 
No lo creo todavía
estás llegando a mi lado
y la noche es un puñado
de estrellas y de alegría
 
palpo gusto escucho y veo
tu rostro tu paso largo
tus manos y sin embargo
todavía no lo creo
 
tu regreso tiene tanto
que ver contigo y conmigo
que por cábala lo digo
y por las dudas lo canto
 
nadie nunca te reemplaza
y las cosas más triviales
se vuelven fundamentales
porque estás llegando a casa
 
sin embargo todavía
dudo de esta buena suerte
porque el cielo de tenerte
me parece fantasía
 
pero venís y es seguro
y venís con tu mirada
y por eso tu llegada
hace mágico el futuro
 
y aunque no siempre he entendido
mis culpas y mis fracasos
en cambio sé que en tus brazos
el mundo tiene sentido
 
y si beso la osadía
y el misterio de tus labios
no habrá dudas ni resabios
te querré más
todavía.
 
 
 
 
 
 
Piedritas en la ventana.
 
De vez en cuando la alegría
tira piedritas contra mi ventana
quiere avisarme que está ahí esperando
pero me siento calmo
casi diría ecuánime
voy a guardar la angustia en un escondite
y luego a tenderme cara al techo
que es una posición gallarda y cómoda
para filtrar noticias y creerlas
 
quién sabe dónde quedan mis próximas huellas
ni cuándo mi historia va a ser computada
quién sabe qué consejos voy a inventar aún
y qué atajo hallaré para no seguirlos
 
está bien no jugaré al desahucio
no tatuaré el recuerdo con olvidos
mucho queda por decir y callar
y también quedan uvas para llenar la boca
 
está bien me doy por persuadido
que la alegría no tire más piedritas
abriré la ventana
abriré la ventana.
 
 
 
 
 
 
Miedo y Coraje
 
El miedo y el coraje
son gajes del oficio
pero si se descuidan
los derrota el olvido
 
el miedo se detiene
a un palmo del abismo
y el coraje no sabe
qué hacer con el peligro
 
el miedo no se atreve
a atravesar el río
y el coraje rechaza
el mar del infinito
 
no obstante hay ocasiones
que se abren de improviso
y allí miedo y coraje
son franjas de lo mismo.
 
 
 
 

Commenti

Lascia un commento

Il tuo indirizzo email non sarà pubblicato.