William Alfaro (El Salvador)


 
 

Poeta y periodista salvadoreño. Algunas de sus obras aparecen en varias antologías en Latinoamérica y Europa. Autor de los libros de poemas Proclive y Amargura, y de las plaquettes Déjà vu y Ciudad Amenazada, entre otras publicaciones.  La dedicación a la poesía de “Walo” –según su pseudónimo- lo lleva a  ser jurado de distintos certámenes poéticos, es uno de los creadores de los Miércoles de Poesía en la Peña Cultural Los Tacos de Paco y otros movimientos artístico-literarios. Realiza talleres literarios a niños, jóvenes y personas con discapacidades auditivas y visuales.

Sus versos poseen un tono desgarrador, habla con firmeza sobre la realidad de su país, los problemas de las pandillas: “Dame las respuestas porque ni tu muerte será consuelo a este infierno.” y la situación circo-política de El Salvador: “Lo que nace de estas aguas son calvarios”.

Empieza a escribir desde pequeño, composiciones poéticas inspiradas en otros poetas por ejemplo Bécquer y Neruda e incluso en sus tiempos de escuela hacía cartas de amor para sus compañeros, incluyendo sus propios versos.
Después de un tiempo se reencuentra con el amor de su vida –La Poesía- y su obra poética demuestra que es una forma de sentirse vivo, una práctica constante de lectura, escritura y entrega. Sus lectores encuentran no sólo versos, sino una reflexión sobre para qué sirve la poesía, la relación entre escritor y público, el poema y los poetas, etc. Quienes se acercan a la obra de Walo se dan una oportunidad de transformar la realidad de la vida y verla en diferentes ópticas.

Perteneciente a la generación del Post-Guerra, sus temas principales tiene que ver con el desamor, el amor, la esperanza, el desasosiego y la vida desde la perspectiva artística.
“Porque la sangre también es un verbo y un perro / y una canción que suena y sabe a sangre, / a rojas oleadas de sangre, / a diluvios e inmensas olas de sangre, a mares, a amargura.”

La potencia de su escritura impulsa a sus lectores a romper cadenas con una especie de luz que ilumina el largo túnel: “Sé que esta cordura ya no te asombra / pocas palabras se repiten en tu reflejo.”

Rocio Bolanos

 
 
 
 
A VOS
a Massiel A.
 
Un día tu palabra se fundirá con la mía
y yo iré por vos
otra vez
cuando me llames
sin llamar al tiempo
sin olvidar que tu mirada
también es la mía.
 
 
 
 
 
 
Karma
 
El amor siempre es un caballo de Troya
 
 
 
 
 
 
Ciego
 
Poeta es aquel que aprende a escribir en la oscuridad.
 
 
 
 
 
 
ORGASMO GRAMATICAL
 
Te escribiré un poema en el que tú seas mi verbo.
Iremos al objeto directo, sin adjetivos, sin tiempos gramaticales.
En el sufijo no habrá pronombres y los complementos circunstanciales no tendrán comas criminales.
No nos detendremos en tildes diacríticas ni habrá conjunciones subordinantes. Todo será coordinación copulativa, nunca disyuntiva y menos adversativa.
Morderé sin oraciones el pretérito imperfecto de tu lengua española.
 
 
 
 
 
 
NI UNA PALABRA
 
Este poema no dice nada que no te haya dicho antes.
No dice que te amo.
No dice que te extraño en las noches ausentes.
No dice te quiero ni que te deseo.
Ni que anhelo besar tu boca o tus senos.
Este poema no dice nada nuevo.
No dice ni una palabra.
Ni una palabra que no sepas, amor.
 
 
 
 

Commenti

Lascia un commento

Il tuo indirizzo email non sarà pubblicato.