Juan Gelman (Argentina)

Juan Gelman (Argentina)

 
 

Poeta, traductor y periodista argentino, comprometido con su tiempo y con la vida. Su trabajo poético se inscribe en el realismo crítico; alcanza el reconocimiento unánime de las letras españolas y gana entre otros el premio Cervantes, el Juan Rulfo, el Neruda y el Reina Sofía de Poesía Latinoamericana. Su producción poética de más de 20 títulos se considera como la expresión del dolor: “El signo de interrogación sobre el lugar, la / equivocación de la fecha dicen / que la tristeza tiene por ahora razón.

Con sus versos, Gelman aborda temas políticos, denuncia e indignación ante la injusticia: “¿es verdad que te hicieron pedazos en la tortura militar? ¿te caíste a pedacitos? / ¿y qué crece de cada pedacito tuyo?

El poeta marcado por la rabia y el dolor de los crímenes de la Junta Militar Argentina que le cuestan la vida de su hijo, su nuera y la desaparición por años de su nieta, hace de su escritura una resistencia, una liberación ante las injusticias que vive y observa a su alrededor y en el mundo durante su tiempo: “los salvadoreños están hablando con la eternidad / suben al cielo y escriben “abajo la desdicha” / cosen su corazón a las campanas para volar / volar”. Su poesía representa un registro, una memoria colectiva del sufrimiento a nivel personal y social, escribe sobre el exilio como la ausencia amorosa, la pérdida de la inocencia y de los seres queridos: “vos / que contuviste tu muerte tanto tiempo / ¿por qué no me esperaste un poco más? / ¿temías por mi vida?

Pese a todo, Juan Gelman muestra en sus letras su condición humana, habla de amor en sus versos: “Cómo será pregunto. / Cómo será tocarte a mi costado. / Ando de loco por el aire / que ando que no ando.” Combina la escritura con la militancia política y deja como legado un viaje hacia la verdad, lo esencial y lo terrible con su poesía de referencia ética. Leer su obra poética es acceder a la conciencia verbal de la inconformidad, a las estructuras de su propia revolución, darle rostro y voz a la palabra “desaparecido” y permitir que el sentido de la vida y la tradición poética de Gelman se vuelva un camino único con el propio y así una fuerza extrema de justicia y vetas de esperanza: “También a mí / me alegraban: la primavera, / las manos juntas, lo feliz”.

Rocio Bolanos

 
 
 
 
Condecoraciones
 
Condecoraron al señor general,
condecoraron al señor almirante,
al brigadier, a mi vecino
el sargento de policía
 
y alguna vez condecorarán al poeta
por usar palabras como fuego,
como sol, como esperanza,
entre tanta miseria humana,
tanto dolor
sin ir más lejos.
 
 
 
 
 
 
Regresos
 
La palabra que
cruzó el horror, ¿qué hace?
¿Pasa los campos del delirio
sin protección?
¿Se amansa? ¿Se pudre?
¿No quiere tener alma?
¿Amora todavía, torturada y violada,
tiene figuras remotas
donde un niño de espanto calla?
La palabra
que vuelve del horror, ¿lo nombra
en el infierno de su inocencia?
 
 
 
 
 
 
Poco se sabe
 
Yo no sabía que
no tenerte podía ser dulce como
nombrarte para que vengas aunque
no vengas y no haya sino
tu ausencia tan
dura como el golpe que
me di en la cara pensando en vos
 
 
 
 
 
 
El juego en que andamos
 
Si me dieran a elegir, yo elegiría
esta salud de saber que estamos muy enfermos,
esta dicha de andar tan infelices.
Si me dieran a elegir, yo elegiría
esta inocencia de no ser un inocente,
esta pureza en que ando por impuro.
Si me dieran a elegir, yo elegiría
este amor con que odio,
esta esperanza que come panes desesperados.
Aquí pasa, señores,
que me juego la muerte.
 
 
 
 

VEDI ANCHE