José María Micó

José María Micó
 
 
Cuando abro la puerta y tú apareces,
la luz está de más y sobra el tiempo.
 
Yo sé que tú mañana
serás solo un objeto,
como ahora tendido,
tirado bajo el suelo,
pero ahora respiras
y escucho tu jadeo.
Tu música de oro
desnuda mi silencio.
 
Cuando abro la puerta y tú apareces,
la luz está de más y sobra el tiempo.
 
¡Qué ganas de quedarme
sin más caudal que un cuerpo
hecho de tristes trizas,
alegres en tu fuego!
Si me fallan las fuerzas,
tu puñado de huesos
lleva a hombros la carne
que te espera en el lecho.
 
Cuando abro la puerta y tú apareces,
la luz está de más y sobra el tiempo.
 
 
 
 
Quando apro la porta e tu mi appari
la luce non mi serve e avanza il tempo.
 
Lo so che tu domani
sarai solo un oggetto,
sdraiato come ora,
sotto terra disteso,
però adesso respiri
e ascolto il tuo lamento.
La tua musica d’oro
denuda il mio silenzio.
 
Quando apro la porta e tu mi appari
la luce non mi serve e avanza il tempo.
 
Che voglia ho di smarrire
tutto me stesso in questo
corpo di bui brandelli
che, in te, brucia allegro!
Se mi sento mancare,
il tuo piccolo scheletro
porta in spalla la carne
che ti aspetta nel letto.
 
Quando apro la porta e tu mi appari
la luce non mi serve e avanza il tempo.
 
 
Traduzione di Elisa Sartor
 
 
 
 

Commenti